Discurso de Luis Martí Mingarro en el Pleno de numerarios de la Real Academia de Jurisprudencia y legislación

Luis Martí Mingarro

El pasado 8 de febrero, Luis Martí Mingarro, Académico de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, relató la trayectoria que desde 1979 ha seguido el proyecto de un órgano arbitral iberoamericano, impulsado desde el seno de la Unión Iberoamericana de Colegios y Agrupaciones de Abogados (UIBA) y que ha llegado a ser una realidad gracias al apoyo y acompañamiento de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) a través de la cual los Jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica han apoyado esta iniciativa de la sociedad civil que cuenta con el respaldo de la Conferencia de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos (COMJIB).

«El 19 de marzo de 2015, en Buenos Aires, se firmó el Acta Fundacional del Centro Iberoamericano de Arbitraje (CIAR). De entonces a acá ha entrado en funcionamiento, cuenta ya con sus Reglamentos, y en la sede de su Secretaría General, el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, se desenvuelven ya los pasos iniciales de su actuación. El CIAR nació como respuesta a una fuerte demanda sentida en el área iberoamericana: contar con un referente para someter los conflictos comerciales internacionales a un arbitraje acorde a nuestra lengua y a nuestra cultura jurídica y que pueda estar disponible para la enorme masa de operadores que intervienen en el comercio inter-fronterizo. Por eso, a la fundación del Centro han concurrido 67 Instituciones y organizaciones empresariales y Colegios de Abogados, así como algunas Universidades de todo el espacio iberoamericano.

El arbitraje ha de concebirse como una opción de resolución alternativa de conflictos que ensancha y fortifica el espacio de libertad de los ciudadanos, de las empresas y del comercio. La Constitución de Cádiz así lo consagró, como derecho digno de reconocimiento y protección constitucional, y su desarrollo ha sido desde entonces paulatino y a veces difícil. El arbitraje internacional se ha enfrentado a climas de “patriotismo político” y a una cierta “hostilidad” desde el mundo institucional y doctrinal. Esa situación está hoy sustancialmente superada y ahora parece despejarse el camino, pues es obvio que esas actitudes han surgido no pocas veces de la desconfianza que producen la lejanía, el costo y los modos jurídicos de allende nuestro entorno cultural.

En un mundo globalizado, en el que se han multiplicado exponencialmente los agentes económicos que cruzan fronteras, el arbitraje se revela como una buena oportunidad de dar fluidez a la solución de los conflictos. Justo es reconocer que el arbitraje comercial internacional, con base en el modelo emblemático de CCI y en los tratados internacionales (UNCITRAL) ha desempeñado con notoria prestancia ese papel de avanzada del arbitraje.

Hoy en día, cuando los ordenamientos internos y el sistema internacional tienen suficientemente asumida la institución del arbitraje, CIAR aspira a superar la marginación que se producía para innumerables empresas de diversos formatos (de dimensión pequeña o mediana) que se han ido quedando fuera del arbitraje por razones de costo, de idioma o de diferencias conceptuales de sus instituciones jurídicas.

Con un Centro como es el naciente CIAR, el comercio transfronterizo en Iberoamérica puede ya encontrar un foro adecuado para resolver sus conflictos. En la situación actual una autoproclamada lex mercatoria desplaza tanto la lengua como los contenidos y la selección de la ley aplicable, y puede llegar a desfigurar la concepción de las relaciones jurídicas, en las que inadvertidamente se transfiere de manera difusa el poder de decisión, que se entrega a los centros de poder que no se controlan democráticamente, y se ejerce por quienes, sin transparencia alguna, crean las preeminencias, las excepciones, las normas más o menos escritas, más o menos “suaves”, más o menos reguladas o desreguladas.»

Al terminar su exposición el Académico Sr. Martí Mingarro asumió con gratitud las aportaciones y cuestiones que le fueron planteados tanto por el SR. Presidente de la Academia como los Académicos Sres. Calvo Ortega, Fernández de Buján, Sánchez de la Torre, Pau Pedrón y Mendizábal Allende.

Luis Martí Mingarro es presidente del Centro Iberoamericano de Arbitraje, CIAR.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies